Inicio

   

 

   

 

Castellano

       

 

>

 

 

Deportes

         volver



 

 

LOS ADARRAGA EN ATLETISMO

   JOSE LUIS ADARRAGA ELIZARAN (q.e.p.d.) – 1923 – Estatura 1.86. Fue el mayor de los hermanos que se dedicaron al atletismo, estudio la carrera de ingeniero químico en San Sebastián y Madrid pasando a ejercer su profesión en Portugal y después en La Coruña. donde se caso y fijo su residencia. Alterno el atletismo con la práctica de balonmano, baloncesto y rugby, llegando a ser en el deporte que nos concierne Recordman de España de la desaparecida disciplina atlética del pentatlón, siendo tambien varias veces campeón de España de relevos 4 x 400. Asimismo fue varias veces campeón de España universitario en lanzamiento de peso y de altura.

   Poseedor de un físico excepcional para la practica de cualquier disciplina, se diluyo un tanto con la practica heterogénea de diferentes deportes, que a la postre hicieron que no prestara la atención que debiera al atletismo, imposibilitando así las consecución de mejores marcas que su contrastado poderío estaban ciertamente a su alcance.

   Asiduo a nuestras entrañables “sanjuanes” me viene ahora mismo a la memoria una anécdota ocurrida precisamente en nuestras fiestas patronales, que denota bien a las claras el carácter y talante de su progenitor.. Teniendo 34 años, casado y con dos hijos arribo Jose Luis a Hernani, para disfrutar de las fiestas en compañía de su familia y amistades. Dada sus extraordinarias condiciones atléticas, le fue concedida al igual que en otras ocasiones la cabeza de la cuerda de la entonces denominada “maskuri-dantza” –hoy en día axeri-danza—privilegio que se concedía al atleta mas acreditado del pueblo en el momento. Estando repartiendo “inocentes” vejigazos principalmente a las damiselas de turno que a propósito se dejaban currar, he aquí que les llego la noticia de que el popular sacerdote D. Jose Mª Maidagan, se dirigía después de dar misa en la parroquia, en dirección a Plaza Berri. Oído, dicho y hecho, los beligerantes miembros de la aguerrida cordada, acorralaron al bueno de D, Jose  Mª y le propinaron una impresionante “soba” –de vejigazos claro—de la que pudo escapar por los pelos un tanto magullado. Una vez en su casa paterna Jose Luis, a la hora de los postres en la comida familiar comento jocosamente el incidente festivo arriba señalado, cuando su padre Luis altamente enojado ante el alevoso ultraje al clérigo, le conmino”ipso facto” a que se presentase a su casa de D, Jose Mª y le pidiese perdón. Según cuentan algunos testigos el momento debió ser altamente hilarante al tratar Jose Luis de escenificar con su tremenda humanidad, la enorme trascendencia que había querido dar al acto su aita Luis en la solicitud de clemencia y por otro lado D. Jose Mª partiéndose de risa ante las excusas que atropelladamente intentaba darle su “agresor” mañanero. ¡Que tiempos aquellos!

   Tuve la ocasión de saludar a Jose Luis en La Coruña en el transcurso de una cena a la que fuimos invitados los equipos nacionales júnior de España y Portugal, tras un encuentro atlético en la capital gallega. Con que ansia hablaba de su pueblo a pesar de llevar mucho tiempo asentado en la ciudad, que “morriña” denotaba en los recuerdos nostálgicos de su niñez. Fue la ultima vez que hable con el antes de su muerte acaecida años mas tarde de forma prematura.


volver